Trading

6 min. de lectura
18/04/2019

¿Qué influye en los mercados financieros?

Hay una multitud de activos que son idóneos para el trading. Para lidiar exitosamente con los mercados es necesario disponer de unos conocimientos básicos sobre ellos. Echemos un vistazo al Forex, a los mercados bursátiles y a los factores que influyen en ellos.

¿Qué influye en los mercados financieros?

El mercado Forex

El mercado Forex es, con su volumen de comercio de 5 billones de dólares diarios, uno de los mercados más líquidos del mundo.  El trading en Forex consiste en la compraventa de divisas de distintos países.

Factores que influyen en los mercados financieros

La oferta y la demanda fijan el tipo de cambio, del mismo modo que fijan la cotización de una acción. Hay numerosos factores que influyen: por ejemplo, el producto interior bruto, el tipo de interés de referencia, los datos del mercado de trabajo y acerca de la balanza del comercio exterior como también influyen los acontecimientos políticos.

Un par de ejemplos*:

El producto interior bruto (PIB) mide el valor total de todas las mercancías, esto es, tanto de bienes como de servicios, que durante un año y dentro del país han sido producidos como producto final. Si el PIB crece, por lo general indica una economía en expansión, lo que puede implicar una apreciación de la moneda de ese país.

Los bancos centrales encauzan el desarrollo económico a través de la modificación de los tipos de interés de referencia. Si el banco central de un país incrementa el tipo de interés, por lo general, esto hace que fluya más capital hacia ese país, por ejemplo mediante la compra de deuda pública o mediante otras inversiones en razón de los más atractivos tipos de interés. Obviamente, se invertirá en la moneda de ese país, por lo que la demanda por esa moneda sube, fortaleciendo así esa moneda. En cambio, en el caso de un recorte de los tipos de interés, en teoría fluye más capital fuera del país, pues los inversores buscan tipos de interés más atractivos a los que colocar su capital, por lo que se incrementa la demanda por otras monedas, debilitando así la moneda nacional.

Pero también los datos del mercado de trabajo pueden influenciar el Forex, esto es, el mercado de divisas: si sube el número de desempleados, el banco central tenderá a recortar los tipos de interés (con el objetivo mencionado antes), para estimular la economía. Con tipos de interés bajos, las empresas invierten más y aumenta el poder adquisitivo de particulares, lo que a su vez puede beneficiar al mercado de trabajo.

Las cifras de importaciones y exportaciones tienen también una influencia directa en el mercado de divisas. Por ejemplo, una balanza comercial exterior positiva (exportaciones > importaciones) lleva, por regla general, a una apreciación de la moneda nacional, pues los importadores en otros países tienen que comprar las mercancías en la moneda del país exportador, lo que incrementa la demanda por esa moneda.

Acontecimientos políticos tales como elecciones y guerras pueden tener una influencia considerable sobre la moneda nacional. Así cuando Donald Trump fue elegido en 2016 presidente de los Estados Unidos se desplomó drásticamente el valor del peso mexicano a causa de la amenaza de una guerra comercial además de la construcción de un muro.

Con estos pequeños ejemplos se pone claramente de manifiesto la diversidad y complejidad de los factores que pueden influir en la evolución de pares de divisas. Además de datos sólidos como pueden ser los datos sobre la coyuntura, también ejercen una influencia, que no se debe subestimar en el mercado de Forex, las expectativas que los partícipes institucionales en el mercado tienen al respecto de la evolución de factores relevantes y sus actividades de comercio.

El mercado de valores

El mercado de valores es un mercado en el que empresas ofrecen participaciones en su propio capital, que los inversores pueden comprar y vender. A través de la emisión de acciones, le llega capital a las empresas que puede ser usado para inversiones y para expandir. A su vez, los inversores se benefician de los beneficios de las empresas, por ejemplo a través de dividendos o, en su caso, a través de cotizaciones de acciones al alza, a las que se pueden vender más adelante los títulos.

¿Cómo se forma la cotización de una acción?

El precio se determina a través de la oferta y la demanda. Si hay más compradores que vendedores, sube el precio de la acción; por otro lado, la falta de demanda o también el exceso de oferta provoca la caída del precio de una acción.

La oferta y la demanda se basan a su vez en muchos datos distintos. Estos abarcan por ejemplo datos relevantes de la empresa como informes trimestrales, noticias generales de la empresa y ofertas de adquisición de la empresa. También hay factores externos que influyen en la oferta y la demanda como fluctuaciones en el tipo de cambio, la coyuntura económica, la situación del comercio exterior y los sentimientos de los inversores.

Informes trimestrales y pronósticos: por regla general, superar los pronósticos conducen a una alza en la cotización, mientras que no alcanzar lo pronosticado frecuentemente conllevará una caída en la cotización. Sin embargo, es probable que en cuanto noticias sobre el pronóstico o las expectativas se hagan públicos, que estas se reflejen en el precio.

Rumores y noticias al respecto de la adquisición de una empresa conllevan frecuentemente el alza de la cotización de una acción de empresa que va a ser adquirida, pues a esta le llegará capital o subirá la demanda de acciones disponibles. En cambio, la empresa que llevará a cabo la adquisición tenderá a perder valor, pues se necesitará capital para la adquisición.

Es más, factores externos también pueden ser significativos. ¿Es el modelo de negocio rentable a largo plazo?¿Qué hace la competencia?¿A qué sectores atiende la empresa?¿Qué tendencias sigue el sector? 

También fluctuaciones en el tipo de cambio pueden resultar en variaciones en la cotización de las acciones. Si la moneda en la que están denominadas las acciones es más bien débil, los inversores extranjeros se inclinarán por invertir en esas acciones, pues la inversión será ventajosa. Además, una moneda débil puede mejorar las cifras de ventas en el extranjero, lo que conlleva un incremento de los beneficios, aumentando así el atractivo de las acciones de esa empresa.

En cambio, una moneda fuerte puede llevar a que inversores extranjeros retiren sus inversiones o que las cifras decrecientes de exportaciones tengan un efecto negativo en la cotización de la acción.

Cuando la economía va bien, esto suele repercutir positivamente en la cotización de la acción. Cuando uno analiza la cotización de una acción, no debe perder de vista la coyuntura económica ni tampoco información como los datos del mercado laboral, el PIB o las cifras de comercio exterior.

Datos del mercado de trabajo: cuanto más baja sea la tasa de desempleo, tanto más contaremos con un mayor gasto en consumo, que podrá beneficiar a las empresas e impulsar la cotización bursátil.

Un incremento esperado del PIB significa crecimiento económico, que podrá tener como consecuencia mejores resultados de las empresas cotizadas en bolsa y, con ello, una mayor demanda de acciones. Por otro lado, si se espera una contracción del PIB, esto puede llevar a una  precaria cotización bursátil.

Junto a factores más bien racionales, basados en hechos ciertos y seguros, tiene también el sentimiento generalizado de los partícipes en el mercado un impacto esencial en el mercado de acciones. En este caso se trata sobre todo de expectativas al respecto del futuro y cómo se evalúan.

 


Esta información no constituye consejo ni recomendación en materia de inversión.

*Todos los ejemplos mencionados sirven solo para fines ilustrativos y no constituyen asesoramiento ni recomendación en materia de inversiones. La verdadera situación del mercado puede divergir de lo representado aquí.